10 Razones por las cuales no deberías festejar San Valentín 

¿Qué he dicho?  ¡Si! No deberías sentirte obligado de manera alguna a festejar el día de San Valentín.   Déjame darte diez razones con las que probablemente te identifiques y capaz que te convenzo.


1. Es un ardid comercial. 

Ok confiésalo, tú también veías venir esta razón como la principal, por la cual no deberías festejar San Valentín.  Está comprobado que en esta época se incrementan las ventas de flores 🌺, chocolates 🍫 , osos de peluche, tarjetas,  (condones 🙈), etc, etc.  Como muchas celebraciones similares, ya sea Navidad, día de las madres y demás, San Valentín nos deja en bancarrota ¿Quién gana en esta fecha?  ¿Aquellas parejas “fuertes” que requieren afirmar su amor  desplegando en redes sociales lo bien que se la pasaron y los consintieron ese día? ¿O será acaso todas aquellas empresas que se benefician del incremento en sus ventas?  Si eres mexicano ¿será conveniente que gastes una buena parte de tus ahorros en la celebración de un solo día, considerando que se avecina una época de inflación (¡gracias gasolinazo!) o recesión económica?

2. Los restaurantes son una pesadilla.  

¡Claro que lo son ! Debes prevenir  con mucha anticipación tu reservación, si no, estás condenado a festejarlo “romanticamente” en los tacos del Paisa. Vaya, los tacos son buenos y son el amor pero  ¡no hay que exagerar!

Ya poniendonos serios.  Están todos abarrotados, MUCHO. El servicio suele ser terrible ese día en particular  . Muchos lugares ofrecen un menú “Especial” de San Valentín lo que en realidad se convierte en el menú de: “Yo restaurante, tengo mucha gente ese día y no trataré a nadie de manera especial, he dicho”.

¿Qué necesidad tienes de ir a tu restaurante preferido a no comer tu platillo favorito o comerlo media hora después de lo que esperabas por el mal servicio?  ¡Piénsalo!

3. Todo gira en torno a llamar la atención.

¡Si!  Se trata de poner en redes sociales lo más pronto posible  quien recibió el anillo de compromiso, quien el bolso de diseñador, quien joya más fina, quien la declaración de amor más creativa, quien el que la pasó con más amigos. ¿En serio?

Ya que traté el tema de restaurantes, obvio que tu salida romántica será opacada si alguien de la mesa de al lado se le ocurrió llevarse la noche con la propuesta de matrimonio y tú no estás en ese punto de la relación o ni lo has pensado ¿En serio quieres meterte en semejante aprieto por voluntad propia?

4. Es frustrante ver cómo empieza en febrero  el desfile de urgidos por conseguir pareja para esa  fecha.

¿Por qué?  Bueno es el día del amor y obvio que hay que estar enamorado. No sé quién le agregó el ” Y de la amistad” supongo que también fue un instrumento mercadológico  tipo ¿qué les vendemos a los Forever Alone?  Ahhh! ¡ Pues mételes la amistad!  En muchos países el festejo si es limitado para el amor, no sé si sea invento más latino eso de la amistad en esa fecha también.

De verdad he tenido amig@s que se han enrolado en noviazgos  presionados por San Valentín con personas con los pre requisitos:  ¡Es humano! ¡Tiene pulso!  ¡Respira! ¡Es mi novi@!   Entonces mucha gente hace lo impensable por tener pareja.  Ya de último recurso les queda festejar con amigos pero vaya, el “y de la amistad” ya lo hace ver políticamente correcto. Obvio que una vez que pasa la esperada fecha, ves el alza de rompimientos de estas parejas a partir del 15 de febrero y no lo digo yo . Aquí puedes leer al respecto.

5. Muchas parejas rompen, al igual que antes de Navidad, cerca de San Valentín, por no dar regalo.

Ya sé que el amor se paga solo y aparte sólo con amor pero en verdad me tocó ver tantas personas cercanas a mí ver terminar con sus parejas por no tener que dessembolsar una buena cantidad en un regalo o por temor a no cumplir la expectativa del regalo ideal.  No suena nada romántico ni con el propósito con el que fue creada la celebración.

6. Mucha gente tiene la “original idea” de festejar en un motel/hotel. 

Ese tipo de celebración no es mala pero lo que si te puede ocurrir es que ese día en particular encuentres todo lleno.  No falta la típica frase  “Yo soy tu regalo de San Valentín”.  Tal vez es un buen regalo pero tiene sus consecuencias.  Hay estudios que muestran que hay un incremento en la venta de pruebas de embarazo en marzo y todos aquellos nacidos en noviembre y finales de octubre pueden decir que sus padres tuvieron un muy buen festejo de San Valentín.    Algunas personas me han contado de sus peripecias dando tours por la Ciudad buscando una habitación disponible y muchas veces su último recurso ha sido quedarse esperando horas (sí horas) a que se desocupe una de ellas.  No sé ustedes, pero mi idea de romanticismo y pasión no incluye la espera exagerada.

7. Absolutamente todo sube de precio y encontrar el regalo ideal para tu pareja  es la misión imposible.

Mi amor por mi pareja es inmenso, pero como buena economista no me hace clic comprar algo que tiene un precio elevado, ya hablemos de flores, chocolates, bolsos, corbatas, etc. Regularmente compro con anticipación mis regalos, ya sea de cumpleaños, Navidad, San Valentín, aniversario, etc.  Me ha ocurrido en varias ocasiones que mi pareja dice querer con locura un disco, un videojuego, un jersey de su equipo favorito y para mi sorpresa va justo antes de esas fechas se lo auto regala. Algunas veces he podido disuadir la compra pero arruinando la sorpresa, otras veces he tenido que hacer devoluciones y otras más he tenido que revenderlas por no disponer de ticket de compra o no estar ya dentro del periodo de devolución…  He estado por ahí, neta no se los deseo ni un poquito. Eso no hace que lo ame menos pero que si me choque escoger un regalo lindo, original que le guste y ¡que no se lo vaya a comprar!

8. ¡Seamos originales y vistámonos con algo rosa o rojo!

Y si es un vestido rojo, ¡mucho mejor!  En realidad no tengo mucho que decir al respecto solo que me choca ver tanto estos colores  por doquier ese día en particular: rosas, globos, vestidos, blusas, tarjetas, peluches, etc. No esperen muchas razones en este punto.

9. Los verdaderos haters y rebeldes no festejarían San Valentin

He visto a muchos amigos que dicen odiar San Valentín,  las cursilerías, los detalles, las excesivas muestras de cariño de las parejas en redes sociales, de hacer ridiculeces por amor y lamentablemente he de decir: los he visto caer a todos y cada uno de ellos en las garras del cupido aquel, incluyéndome.

Después de que mi papá me regaló un arreglo floral hermoso en un cumpleaños, no me encantaba que mis parejas me regalaran flores.  Y no me gustaba porque de alguna manera pensé que solo los hombres especiales de mi vida debían regalármelas.  Muchos novios que tuve no llenaban ese requisito (¡lo siento!) y a muchos les comenté que no me dieran flores.

Bueno llegó alguna vez a mi vida alguien que me enseñó lo que significaba para él darme una rosa.  Cada vez que me dejaba en mi pupitre una de ellas significaba que pensaba en mí o quería verme y desde ahí caí en la cursilería.  Las rosas ya fueron siempre bienvenidas. Si eres rebelde de San Valentín no caigas en lo cursi y si en realidad eres hater, espero que te mantengas firme ex compañero.

10. No deberíamos sentirnos obligados a expresar nuestro amor por nuestra pareja ese día.

Mi humilde opinión, en estos casi 18 años que llevo con mi pareja, es que el amor se construye a diario, con detalles, con complicidades, travesuras, pidiendo perdón por nuestros errores, con gestos sencillos como dejar que el otro descanse mientras atiendes a los niños, preparando su comida favorita, dejarle notas en donde menos lo espere.  ¡Vaya! El amor se fortalece día a día y lo de menos es festejarlo en particular en San Valentín.  No hace mucho mi marido insistía que fuéramos a un restaurante esa fecha a festejar.  No conseguimos niñera.  Fuimos con nuestros tres hijos y el de en medio se le ocurrió hacer una travesura que duró 5 segundos pero yo me quedé con la pena y la idea de que salir con hijos a una cena, que originalmente era en pareja, no es nada romántico.  No la relato porque capaz que cuando sea adolescente y llega a este post, me odiaría por contarlo. Créanme que fue algo chusco y a la vez como padre te mueres de vergüenza.

Hemos tenido muchas experiencias románticas a lo largo de nuestros años juntos y no sabría decirles si en particular fueron en San Valentín.

Agradezco la invitación de Viviana de Soy Mamá Blog a este especial de San Valentín #17Blogueras17días.  Desde que me asignaron el tema me he divertido de lo lindo y me ha encantado leer a mis compañeras.  Por favor sigan al pendiente de la serie que aún hay mucho por contar.

PD. Si acaso deciden festejar… ¡Feliz San Valentin!

 

20 comentarios

  1. amé tu post enespecial el ultimo parrafo mi esposo es un reubelde de san valentin solo el primer san valentin de novios que pasamos lo celebro y aprovecho para regalarme, peluche, globo, flores chocolates y claro una playera de su equipo favorito que aun conservo) luego de eso no ha habido ningun san 14 de febrero pero si hacemos muchas bromas al respecto las flores las espero cualquier dia, los chocolates me os compro yo jajaja y los peluches que buscamos juntos son de pocoyo para el bebé y bueno en realidad odio los globos desde que trabaje en un cine en area de paqueteria y un 14 de febrero solo guardabamos globos jajaja

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s