La música es mi pastor, nada me faltará 

Si, el título de esta entrada es algo hereje, lo admito.  Creo que no sería yo si no les cuento en este blog esta importante parte de mi que es la música.  Si me pones un buen intérprete  o melodía en el momento adecuado, realmente no me faltará nada.

La música siempre ha sido una de las cosas que más me llenan y me hacen feliz.  Mis padres son personas que siempre ponían música de muchos géneros en casa.  Amo las melodías que en especial tengan un buen solo de guitarra, ya sea acústica o eléctrica.  No tengo idea de dónde saqué esa preferencia pero recuerdo varias noches donde mis padre ponían Santo y Johnny y podía encantarme.  Yo no tenía idea que aparte de tocar la guitarra eléctrica usaban también un slide.  Amo el sonido de ambos instrumentos 🎸, anque esté negada físicamente para tocarlos.

Mi mamá era fan de esa estación mexicana de radio donde tienen la hora de los Beatles, así que recuerdo que me encantaba escucharlos y también artistas como Queen y Led Zeppelin que en ese momento no tenía idea de sus nombres.

En mi infancia se vivió aquella época dorada del rock en español con la bandera de Rock en tu idioma.  A diferencia de muchos niños que pedían en el día de reyes el juguete de su preferencia, yo era de esos bichos raros que pedían viniles .  Recuerdo muy bien a los 9 años la felicidad que me invadió al ver en el árbol los que había  pedido.  Dos eran de Alaska y Dinarama, uno más creo que de los Hombres G pero no podría asegurarlo.

Obvio que no pude escaparme del pop muchos años.  Mis gustos musicales tempranos eran cargados a ese lado, hasta mi adolescencia, aunque recuerdo que alguna vez en un intercambio recibí un cassette de Alejandro Sanz y no me gustó nadita.   Mientras mis compañeras de la escuela eran requete fans de Magneto, Sanz,  Cristian Castro  y grupos por el estilo, yo comenzaba a conocer a quien es hasta hoy mi banda favorita, U2.  No podía con el pisando fuerte, lo siento, no es lo mío.

En mis tardes de secundaria pasaba un buen rato con mis amigos y nos juntábamos para ir a los videojuegos y escuchar música.  Ahí, como les comenté descubri a u2 y podía quedarme oyendo a la banda horas.  En ese entonces el disco que más escuchaba era el Achtung Baby , así que yo no sufrí el dilema que vivieron muchos fans cuando consideraron que este disco fue cuando la banda “se empezó a vender”.  En la actualidad yo no entiendo este razonamiento, si escuchas una banda que aparece en el billboard es comercial, por ende se vende.  

Determinar si alguna música te gusta o no por su nivel de ventas me parece tan absurdo.  Así fue que con su Achtung Baby U2 entro a mi vida y para bien.  Debido a mi interés en la banda fue que me animé a estudiar un segundo idioma, para saber exactamente de que se trataban las canciones (yo fui a una escuela pública donde el inglés era solo para comprensión de textos).  Obviamente estos conocimientos me ayudaron para otras áreas.

La música a mí me transmite, muchas veces lo que no puedo expresar en palabras, la música lo explica mejor.    Recuerdo haberme refugiado mucho en ella después de la separación de mis padres.  Algunos se deprimen, otros experimentan con drogas, unos más se pierden en el camino. En mi caso, en mis momentos de tristeza y también felicidad,  escuchaba música.

En México y algunos países latinos existe la costumbre de celebrar los XV años.  Mi mamá me preguntaba si iba a querer una fiesta con pipa y guante, viaje o auto  y lo que en verdad mi corazón deseaba era un equipo de sonido de alta fidelidad para que a diario escuchara mi dosis de felicidad sin receta médica.  Asi que lo pedí, más de un par de veces mi madre preguntó si era lo que en realidad deseaba y si…lo fue.  Recuerdo estar conectando cables y probando mi primer CD en ese equipo, fue un excelente cumpleaños.

Ese equipo de sonido me acompañó incluso hasta los primeros años de mi matrimonio.  Rememoro muchas noches donde podía escucharlo y la música o alguna voz erizaba mi piel.  Esa reacción a la fecha aún la sigo disfrutando.  Que la música me erice  la piel o incluso me lleve a las lágrimas de felicidad son de ese tipo de emociones que no cambio por nada.

Me hice fan de otros grupos, pero uno que cabe la pena destacar es Depeche Mode.  Recuerdo haberlos visto por vez primera en el  Auditorio Nacional con una amiga de la secundaria y la voz de David Graham es hasta la fecha una de mis voces favoritas y mas sexys en la vida.  Me encanta oir  y ver el grupo siempre que puedo.  David me ganó en el Devotional tour de por vida.

También en esa época me empezó a gustar el metal.  Recuerdo que me prestaron el disco negro de Metallica y el Justice for all y los amé. Alguna vez mi mamá platicando conmigo me preguntó del por qué estaba escuchando música satánica.  Obvio le di el avión y la seguí oyendo con audífonos.  Era algo diferente y a la vez extraordinario.  Seguí oyéndola en silencio por varios años.  Fui una fresa con gusto culposo por el metal por varios años más. Un amigo de mi clase de inglés fue quien después me ponía canciones de grupos de Death Metal y otros géneros, uno de los que más me gustó que él me ponía era Lacrimosa.

Cuando iba a la Universidad, un amigo quien recién se había separado de su novia, comentó que le sobraba un boleto para ver a Apocalyptica, un grupo que con cellos hacía sus versiones de Metallica.  Yo los escuchaba y los conocía y cuando se presentó la oportunidad de verlos no me resistí y fui con él y sus amigos a ver al grupo.

No me imagino de lo que sería mi vida hoy de no haber ido a ese concierto.  En esa noche, este amigo que para mi siempre había estado en la Friendzone me movió el tapete… tanto que me caí.  A la semana después de ese evento nos hicimos pareja.  Desde ese entonces seguimos juntos con nuestros altibajos, hemos formado una linda familia con nuestros tres retoños.  Digamos que gracias a la música fue que conocí al amor de mi vida y siempre le estaré agradecida por eso.

Cuando nos juntamos, para él la vida consistía en “sólo escucho el metal” y  gracias a nuestra convivencia fue que ambos coincidimos ya en muchos géneros, como el metal progresivo o el blues.  Aquí les dejo mi banda favorita de progresivo.

Recientemente tuve oportunidad por segunda ocasión de ir a un crucero de blues y han sido de mis mejores experiencias en la vida.  Adoro ver cuando los músicos disfrutan lo que hacen, cuando hacen parecer sencillo lo difícil y cuando termino en estado de shock después de un concierto. Los jams de esos cruceros son mi parte más favorita en la vida.  Las improvisaciones e interpretaciones en la guitarra eléctrica son para mí lo máximo.

Mi hija adolescente también es peculiar y pidió como regalo anticipado de XV años, poder asistir a ese crucero.  Se le concedió y nos fuimos las dos a esta experiencia.  Mis hijos son también muy musicales. El de en medio, de 7 años toca la guitarra y está en una banda escolar de rock. Yo misma participé el año pasado en la banda de papás del colegio el año pasado tocando el teclado. En un post posterior pretendo contarles pero esta experiencia madre-hija fue única.  No fue mi intención que así fuera pero agradezco ese tiempo a solas con ella. 

 Estuvimos en primera fila con dos de nuestros artistas favoritos y para nuestra buena suerte tuvimos los mejores asientos del lugar.  Les dejo aquí el video de lo que vivimos.  El audio no es excelente por están tan cerca de la bocina y por el viento pero la vista es de primera. Son mis favoritos de Blues, Beth Hart y Joe Bonamassa.  Por separado son excelentes pero juntos hacen magia.  Terminó ese concierto y al igual que mi hija, me quedé al menos media hora sin palabras (para las mujeres es mucho tiempo, créanme).

Muchas personas pueden ser felices con bolsos nuevos, comer en ciertos restaurantes o pasear en el extranjero.  A mí ver en vivo la música y escucharla me hace feliz.  A mis años muchas personas podrán decir que estoy algo grande como para tomar un vuelo con escalas con el único objetivo de disfrutar de un concierto, precisamente de la experiencia del año pasado comprendí que uno no es lo suficientemente viejo para hacer aquello que le gusta y lo hace feliz.   Mi primer y único tatuaje es relacionado a la música.

Siempre me acompaña.  Ayer se cumplieron 3 años que mi abuelo materno falleció.  Es mi primer pérdida fuerte, por así decirlo, puesto que se trataba de una persona que quería mucho.  Después del sepelio quería dormir.  Puse música para ello y lo primero que se oyó fue esta canción.  Coincidencia o no, siempre que la oigo pienso en mi abuelo.

I just stopped by to see your face
I heard you been out running and hiding all over the place
So you gone and you decided to give it all away to the church
You say you ain’t sick but every little bit of the living hurts

Wherever you go whatever you do
I will be there inside of you
There in your heart
There in your heart
Wherever you go I will go too

The hours laid out like lightning stretching far across the sky
You say, you say it must be a million years ago when I believed that I could fly
Maybe I’ll burn down the house or build crosses from the wood
Maybe I’ll go to Africa and be lion king if only I could

Wherever you go whatever you do
I will be there inside of you
There in your heart
There in your heart
Wherever you go I will go too

I was there in the beginning when you took your first breath alone
I’ll be there in the ending when the world’s desire leaves your bones
In all of the corners and in all the wide open spaces in the dark
I’ll be there in your heart
I’ll be there in your heart

I’ll be there in your heart
There in your heart
I’ll be there in your heart

No mucho tiempo después también salí de un entierro.  Aún estaba en el cementerio y el shuffle puso esta canción.  Algunas veces la música me recuerda eso que ya sé pero olvido, como que las cosas buenas y malas pasan y que hay que disfrutar el ahora.  Como esta canción de Rival Sons.

El coro lo dice todo:

Good things will happen
Bad things will happen, too
Sometimes it’s someone down the road
Sometimes it’s somebody next to you

Enjoy it right now
Because you never know
When it’s gonna end
Enjoy it right now
Because you never know
When it’s gonna end

También he de decir que gracias a la música he conocido a mucha gente que adoro, la mayoría a través de las redes sociales, algunas ni siquiera las he visto en persona pero compartir nuestros gustos ha sido una parte de mi vida que amo.  Puedo mencionar a varios y tal vez me falten algunos pero nada como encontrar a una compañera de crímenes como Elena, alguien que me enseña cosas como Citlali, otros con los que he pasado grandes momentos como Miguel, Atala, Jorch, Betty, San, Alex, Vero, etc en conciertos.  Algunos más que abren mis horizontes como Citlali de nuevo, Vic o Aarón y así puedo contar de varios.

En otras ocasiones sólo las melodías pueden hablarme mucho.  Hace poco fue San Valentin y aquello que no puedo decirlo con palabras se puede resumir en esto.  El título habla por sí mismo. 

Hace un par de días me dijeron #LadyConciertos y morí de risa.  El 2016 fue uno de mis mejores años en mi vida y sobretodo en conciertos.  No puedo negarlo.  Me la pasé muy bien y eso no hubiera sido posible si mi pareja no apreciara tanto la música como yo y me apoyara.  Soy una tri madre responsable pero sin mi dosis de música sería infeliz.  Asi de simple.   No es que tenga una vida social ajetreada, es que me hago del tiempo para hacer aquello que me da mis dosis de dopamina y seratonina y en mi caso son los conciertos..  Ojalá que la vida y la salud me permitan llegar a la senectud haciendo lo que amo.  A mediados del 2017 emprendo otro viaje para ver a u2 en su gira del 30 aniversario del “Joshua Tree”, uno de mis discos favoritos de ellos.  Si les vuelvo a compartir algún concierto no es por presunción.  Es porque es algo de mi vida que me llena y que adoro.  Incluso me han preguntado si trabajo para Rolling Stone y no, jajaja, ha sido por amor al arte.

Espero que tengan una excelente semana y la música los acompañe siempre.

 

 

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s