5 razones por las que deberías planear un viaje a solas con tu hijo (a)

En febrero pasado sin planearlo, tuve la oportunidad de realizar un viaje con mi hija adolescente con motivo de sus XV años, una semana completa.  Fue algo que nunca había contemplado y gracias a la experiencia, lo recomiendo ampliamente.  Aquí te muestro algunos motivos por los cuales deberías considerar ir a un viaje a solas con tu hijo (a) al menos una vez en la vida.

Aprovechando que participo en el Hashtag de #LasVacionesdeMamá traigo este post para darte ideas que hacer con tus hijos estas vacaciones y esta puede ser una de ellas.

1. Es genial tener tiempo a solas

Muchas veces se recomienda pasar tiempo con la pareja, alejados de los niños.  Encuentras por la red miles de artículos diciendo lo necesario que es  pasar a tiempo a solas con la pareja, creo que igual de importante es tener un momento mamá o papá con alguno de tus hijos de manera exclusiva.  De cuando en cuando me doy oportunidad de ir con mi hija mayor de ir al cine, un helado o un café pero tal cual un viaje no nos había tocado. Tengo 3 hijos y desde la llegada hace 7 años del número dos, esa semana volvió a vivir la experiencia de ser hija única y disfrutar a mamá todo el día. 

2. Podrás  conocer aún más a tu hijo (a).

Soy ese tipo de mamás que se involucra diaria y activamente en la vida de sus hijos.  Decidimos mi pareja y yo que me quedara en casa para ello. Se puede decir que conozco bastante bien a mis hijos.  Aún así, en este viaje, que implicaba un vuelo internacional y con escalas, descubrí que mi adolescente  favorita está ya en el camino de ser una mujer responsable en la que puedo confiar ciegamente.  En la experiencia nos enfrentamos a algunos contratiempos y definitivamente su inteligencia nos ayudó a resolverlos de manera que yo no hubiera imaginado.  Por ejemplo, en un concierto que estábamos un escocés estaba invadiendo en demasía mi espacio personal y se estaba comportando muy groseramente, yo ya estaba por cambiarme de lugar o pasar el concierto muy enfadada y ella terminó haciendo amistad con el señor y hasta acabamos con dulces típicos de ese país. 

3. Te permite establecer lazos más fuertes.

Como les decía, soy una mamá de tiempo completo.  Este viaje me permitió aún más unirme a mi hija.  En esa travesía vivimos experiencias magníficas , que se nos quedarán de por vida y en varios años adelante, serán magníficos recuerdos que solo ella y yo compartiremos.  Ambas descubrimos que definitivamente las dos podemos estar muy a gusto con nuestras compañías que nos entendemos, apoyamos y sin duda podemos confiar y contar  una en la otra.  Terminamos incluso el viaje con tatuajes de henna a juego 🙂 


4. Haces actividades con tu hijo (a) que ambos (as) disfrutan.

En un post anterior anterior donde cuento lo que representa la música para mi, ustedes pueden darse idea de lo musical que puedo ser.  Mis hijos la disfrutan ampliamente también y ambas tuvimos oportunidad de ir a un crucero de blues, género que nos gusta y en especial dos artistas : Beth Hart y Joe Bonamassa.  Uno de nuestros momentos más emotivos y preferidos del mismo fue cuando, aún estando en primera fila, Beth se acercó a nosotros .  La tuvimos a escasos 30 centímetros deleitándonos con su voz.  Terminado el concierto no pudimos articular palabra alguna como por 20 minutos por la emoción e impresión. Comimos lo que nos gusta, paseamos donde quisimos, vivos los artistas que escogimos. En general pasamos un excelente semana juntas. Aquí el vídeo que tomé de la experiencia. 

Beth Hart I’d rather go blind
5. Puedes conversar de lo que quieras y aunque crezca, sabrás que siempre podrás motivarlo (a).

Mi hija es fan de los dos artistas que mencioné.  La ventaja de ir a verlos en un crucero es que te puedes topar con ellos en cualquier momento y conseguir la selfie o autógrafo.  Nosotros nos topamos con Beth tres veces en el crucero.  La forma en la que consiguió su autógrafo es una anécdota hermosa y fue en La tercera vez que la vimos.  Estábamos en una entrevista pública y antes de entrar a ella mi hija se lamentaba por no haber conseguido autógrafo las dos veces anteriores y la alenté a que si había posibilidad, le preguntara algo a la artista.  En efecto se presentó la oportunidad, hizo una pregunta muy inteligente y la respuesta de la artista, otro guitarrista estelar del crucero fueron tan  emotivas que al final pudo conseguir un autógrafo y un agradecimiento de Beth por estar ahí.  La gente del crucero comenzó a reconocer a mi hija y terminamos con más amigos y regalos.   Me siento sin duda feliz que haya vivido algo inolvidable gracias a que pude motivarla. 

No sé qué ocurra en los años por venir pero sin duda me gustaría repetir con mis dos hijos más pequeños la experiencia de darme un tiempo a solas con ellos para un viaje.  Disfrutarla para mi sola y compartir sus logros y felicidad de manera exclusiva no tuvieron precio, me quiero plantear como meta lograrlo con cada uno.  Sobretodo antes que empiecen a realizar viajes con sus amigos. 

¿Qué te parecieron estas razones? ¿ Piensas viajar solo con tu hijo (a) o ya lo has hecho?  Me encantaría saber.  Hasta el próximo post. 


3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s